Tendencias en la detección de fugas para 2021: data analysis, sensórica y comunicaciones

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Si el deterioro de los recursos hídricos mundiales ya había puesto en jaque la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) Nº 6 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, cuyo objetivo es conseguir el acceso al agua limpia y el saneamiento para toda la población en los diez próximos años, la irrupción del SARS-CoV-2 en nuestras vidas ha acelerado la necesidad de trabajar intensamente en el nexo “transición ecológica y transformación digital” y de apostar por las tendencias en la detección de fugas para 2021.

Las pérdidas de agua potable en las redes hidráulicas suponen además de un dardo envenenado al ecosistema, una pérdida económica para el organismo gestor del recurso hídrico, ya que cada litro de agua que se inyecta a la red para ser consumido, se debe captar, potabilizar e impulsar a través de miles de metros de redes hidráulicas.

De igual manera, no detectar y reparar una pérdida de agua en una infraestructura hidráulica en un corto plazo de tiempo, puede generar una situación grave si se convierte en una rotura de mayores dimensiones que provoque daños en infraestructuras civiles o corte de suministro para la población, siendo esta situación especialmente crítica durante episodios de crisis desencadenados por fenómenos naturales (seísmos, huracanes, sequías…), o un confinamiento domiciliario como el vivido en los últimos meses en gran parte del territorio mundial.

Por tanto, en 2021 se deben consolidar las nuevas metodologías en la detección de fugas más allá de la sectorización, como primer paso para reducir el área de inspección y mejorar los procesos de reducción de pérdidas de agua. Los avances tecnológicos en sensórica y en comunicaciones nos aproximan a nuestro objetivo final; conseguir un uso del agua lo más eficiente posible. Estas son las tendencias en la detección de fugas para 2021.

1 – Localización de fugas mediante modelos matemáticos y algoritmia

Una alternativa a la sectorización y que ha irrumpido con fuerza en los foros mundiales del agua, es la localización de fugas a través del análisis del big data, utilizando el modelo matemático y la algoritmia en el tratamiento de datos. La sectorización de la red de distribución de agua potable, recordemos, conlleva un coste económico elevado que incluye no solo la inversión en elementos de medida y cierre, sino también la obra civil y mecánica para poder instalarlos. Además, puede llegar a afectar a la calidad del agua al romper su distribución mallada.

Esta nueva metodología en la gestión de la eficiencia hidráulica en las redes de distribución de agua potable es, además, más precisa, ya que reduce el área de inspección en la que se localiza la fuga.

Para que este proceso tenga éxito es necesario disponer de datos para el desarrollo del modelo matemático (GIS, distribución de las demandas y control de operaciones), evaluar la posibilidad de instalar caudalímetros en puntos estratégicos y monitorizar los consumidores nocturnos. El valor que aporta este sistema es enorme, pero para obtener resultados los organismos gestores deberán implementar softwares avanzados que permitan acotar el tramo de red donde se localiza la o las posibles fugas.

Las primeras experiencias en España y los buenos resultados obtenidos han llamado la atención a nivel internacional, y aunque se puede esperar su replicación por parte de otras compañías en el futuro, pocas lo lograrán con éxito ya que es imprescindible contar con un equipo multitask que pueda orientar la implementación y posterior utilización de la metodología, ya que modelos matemáticos, algoritmia e hidráulica son tres vectores que deben estar ligados entre sí.

2 – Detección acústica de fugas

Un paso más en la reducción del área de geolocalización de fugas es la instalación permanente de hidrófonos y la integración de los datos generados en las plataformas únicas de gestión de eficiencia hidráulica, otra tendencia que esperamos ver este año en curso. Estos dispositivos electrónicos, instalados en puntos predefinidos dependiendo del material de la red de transporte y distribución de agua potable, registran el ruido nocturno transmitido por el agua, de forma que las plataformas únicas de gestión de la eficiencia hidráulica deberán integrar datos de diferentes indicadores de la utility, para ser capaces de alertar del punto concreto en el que puede localizarse una fuga.

Otra de las tendencias que ya se plantea es la transformación de los contadores de agua domiciliarios en sensores que ayuden a inspeccionar en tiempo real las anomalías que se puedan suceder en la red. De esta forma aprovechando la infraestructura ya existente y mediante el tratamiento de datos y algoritmia, cada cliente estaría ayudando a detectar posibles pérdidas de agua.

En el caso de tuberías de transporte o de gran diámetro, existen soluciones que son ya una realidad en el mercado, liderando esta carrera el sistema de inspección de redes con tecnología inalámbrica, in-line y de flotabilidad neutra para la detección de fugas de agua. Estos equipos permiten tanto la detección de fugas localizando el punto exacto, como la evaluación de la red, generando información valiosa para el proceso de toma de decisiones en la gestión de activos.

3 – Centralización de los datos en una sola plataforma

El avance en las infraestructuras en telecomunicaciones, con la introducción del 5G, nos conduce a un escenario de conectividad digital que rompe barreras en relación con el número de sensores enlazados y la comunicación entre ellos en tiempo real.

Los avances tecnológicos en sensorización para la reducción de pérdidas de agua solo tienen sentido si los datos adquiridos después pueden ser tratados para tomar mejores decisiones. Cada vez es más necesario que cualquier tipo de indicador de servicio quede alojado en una misma plataforma como Smart Metering, Work Orders, GIS, Smart Scada, Billing …

Es una realidad que en el 2021 los organismos gestores del ciclo integral del agua van a apostar por la gestión centralizada y agnóstica de todos sus datos, extrayendo su máximo valor con el fin de reducir costes y hacer un uso más responsable y sostenible del agua, porque citando al CEO de Idrica Jaime Barba, “la transformación digital ya está aquí, y el que no está llega tarde”.

El informe Global Water Trends 2021 de Idrica recoge un listado exhaustivo de todas las tendencias que esperamos ver en el sector, incluyendo las tendencias en la detección de fugas para 2021.

Josep Reguart, Leaks Specialist, Idrica

Artículos relacionados