Redes LoRaWAN: ¿qué son y cómo pueden ser útiles en el ciclo del agua?

Las redes LoRaWAN se han convertido en una opción a tener en cuenta gracias a una conexión eficiente y de bajo coste, y a su versatilidad en múltiples aplicaciones relativas al ciclo del agua, donde la monitorización es clave para una mayor eficiencia.

La transformación digital es el reto más importante que tienen todas las gestoras de agua. Un desafío, que tiene en la transmisión y análisis de datos su vértice principal, y para el que es necesario disponer de una tecnología adecuada.

En este sentido, las redes LoRaWAN se han convertido en un aliado tecnológico capaz de dar el soporte adecuado gracias a su cobertura amplia y flexible, y a un bajo consumo de energía. Esto redunda en los costes, significativamente bajos, lo que propicia un mejor rendimiento de la inversión. Además, son activos fiables gracias a un buen nivel de servicio.

¿Qué son las redes LoRaWAN?

El nombre de LoRaWAN ya indica una de sus principales características pues procede de Long Range (largo alcance). En este sentido, las redes LoRaWAN son protocolos de largo alcance y baja potencia cuya finalidad es conectar objetivos en internet.

No obstante, en la mayoría de los casos, cuando se habla de este tema se tiende a pensar en 2G, 3G, 4G, 5G, WiFi o Bluetooth. Sin embargo, las redes LoRaWAN se caracterizan, además de por su largo alcance, estimado en más de 15 kilómetros, por su bajo consumo y por ser una de las redes más utilizadas para la transmisión de datos en Europa. Por contra, esta red de baja frecuencia no soporta el envío de una gran cantidad de datos.

En este sentido, las redes LoRaWAN se caracterizan por:

  • Su versatilidad: las redes LoRaWAN son adaptables y pueden ser la base de muchas actividades empresariales, más allá del uso pensado inicialmente.
  • Su escalabilidad “vertical”, gracias a la cual se pueden conectar varios dispositivos a la red en función de las necesidades del municipio y el cliente.
  • El alcance de su cobertura, superior a los 15 kilómetros.
  • La seguridad de sus comunicaciones, gracias a una triple encriptación.
  • El bajo consumo de batería, por lo que cuenta con una autonomía entre los cinco y los doce años.
  • Los costes derivados de su conectividad no son tan altos como los de otros protocolos, gracias a no usar frecuencias de licencia.
  • La instalación es sencilla, no necesitando llevar a cabo infraestructuras ni cableado.
  • Su precisión no se altera independientemente de su localización, ya sea indoor o outdoor.

Teniendo en cuenta las ventajas que ofrece, no es de extrañar que algunas gestoras del agua estén comenzando a implementar este tipo de redes para mejorar la comunicación entre sus nodos, mejorando el servicio a sus clientes, así como la eficiencia de su gestión. De hecho, las redes LoRaWAN son ampliamente usadas en Europa.

5 aplicaciones de las redes LoRaWAN en el ciclo del agua

En relación con la mejora de la gestión y del servicio a los clientes, y gracias a sus características, las redes LoRaWAN pueden ser de gran utilidad en diversas aplicaciones del ciclo integral del agua. A continuación, mostramos cinco usos que pueden ser de gran utilidad para las operadoras del agua:

1.Riego inteligente

Gracias a la interconexión de los sensores, se puede obtener información en tiempo real de la humedad mejorando el ciclo de riego y reduciendo la huella hídrica.

2.Monitorización de activos e infraestructuras

Permite conocer el estado de los activos de los operadores del agua, de forma que se acorten los tiempos de respuesta ante eventuales fallos.

3.Detección de fugas

Como en el caso anterior, la sensórica implementada con redes LoRaWAN permite detectar áreas de fuga a lo largo de la red, lo que permite reducir el ratio de non-revenue water.

4.Monitorización de eventos extremos

En muchas ocasiones, el cruce de datos, unido con el histórico, favorece la predicción de posibles eventos extremos como inundaciones, lo que permite tomar las medidas necesarias para la previsión de acciones.

5.Gestión de recursos hídricos

La implementación de sensores LoRaWAN permite a las operadoras conocer su huella hídrica y mejorar la gestión de sus recursos para intentar reducir dicha huella y, con ella, costes.

Caso de éxito: CELLNEX en Global Omnium

Por tanto, las redes LoRaWAN se encargan de enviar información a las gestoras para conseguir sus objetivos. Sin embargo, es necesaria la presencia de soluciones tecnológicas que favorezcan el procesamiento y homogeneización de estos datos. Y en este sentido, GoAigua, la plataforma inteligente que unifica la información los procesos, al ser agnóstica, permite la lectura de los datos procedentes de LoRaWAN facilitando a sus clientes una visión holística del proceso.

En este sentido, CELLNEX, compañía de servicios e infraestructuras de telecomunicaciones inalámbricas, ha prestado sus servicios a Global Omnium con el objetivo de mejorar la medición del agua. En este sentido, los clientes de Global Omnium reclamaban soluciones escalables, fiables y sin un sobreesfuerzo de inversión económica para monitorizar remotamente el consumo de agua en un entorno multimunicipio. Todo ello, con el objetivo de tener los diferentes dispositivos de medición conectados y enviando datos, elementos fundamentales para mejorar sus actividades y la calidad del servicio prestado a los ciudadanos.

Para ello, CELLNEX ha proporcionado una infraestructura de red LoRaWAN escalable y fácil de desplegar, que se adapta a los requisitos de conectividad del cliente, y al backend del servidor de red para gestionar las conexiones.

Artículos relacionados

[class^="wpforms-"]
[class^="wpforms-"]